Si eres un amante de los trenes, el Museu del Ferrocarril de Vilanova i la Geltrú te encantará. Un plan perfecto para visitar con niños y a pocos kilómetros de Barcelona.

La crónica de hoy viene de la mano de Nuria, quien no ha escrito crónicas súper interesantes como: el Bosque Pintado de Poblet, el Parc de l’Oreneta, el Parc de Catalunya de Sabadell, descubriendo Mura y el Parc Francesc Macià

VISITA AL MUSEU DEL FERROCARRIL

Hoy os quiero proponer una visita ineludible para los amantes de los trenes: el Museu del Ferrocarril de Vilanova i la Geltrú.

Nosotros fuimos el domingo pasado porque a mis hijos les encantan los trenes, así que imaginaos la de veces que hemos ido al Parc de Catalunya de Sabadell, al Parc de l’Oreneta o a Can Mercader (Cornellà). La visita al museo de Vilanova era un paso más en nuestro periplo ferroviario. A mis hijos les encantó y a mí, sin ser una gran aficionada al mundo de los trenes, me dejó boquiabierta y ahora os explicaré el porqué.

Yo esperaba encontrarme un museo repleto de maquetas y objetos relacionados con los trenes porque he de confesaros que, así como en otras ocasiones me documento bien, en este caso iba un poco a la aventura, así que no me había dado por mirar la web del museo y, por tanto, no tenía ni la menor idea de lo que podría encontrar.  Y sí que es cierto que en el museo hay objetos y maquetas, pero hay mucho, mucho más.

En el interior, podemos encontrar vitrinas con todo tipo de material ferroviario y también réplicas de trenes a pequeña escala. Quizá  una de las cosas que nos llamó más la atención por sus dimensiones fue la mesa de enclavamientos de la estación de Francia. A parte de todo esto en el interior hay también elementos propios de una estación de tren (carteles, taquillas, etc) y si después de ver todo esto, los más pequeños se sienten cansados hay una zona de juegos relacionados con trenes (vías para montar, trenecitos en los que subirse, maletas…).

Aunque el interior del museo es interesante, realmente lo que nos dejó maravillados fue el exterior. Nosotros íbamos en grupo con otros padres de la escuela, así que optamos por una visita guiada.

UN MUSEO LLENO DE LOCOMOTORAS DE VAPOR 

Ya en el exterior, el monitor nos explicó un poco la historia del museo y nos presentó a Teresita, una locomotora de vapor. De hecho, ese mismo domingo se presentaba el cuento Víctor i la petita Teresita, que se incluye dentro de una colección que pretende acercar a los más pequeños el mundo ferroviario.

Después de esa breve introducción histórica llegamos a un espacio abierto enorme donde vimos un puente giratorio, cuyo funcionamiento nos explicó, así como infinidad de locomotoras.  No sabría decir qué nos gustó más, si la colección de 24 locomotoras de vapor (por cierto, considerada una de las más importantes de Europa) o ver en marcha la locomotora Mataró de 1948, réplica del primer tren que funcionó entre Barcelona y Mataró.

Puesto que era el primer domingo de mes, podíamos subir en la locomotora Mataró. Fue fascinante verla en marcha echando vapor.  También pudimos subir a otras locomotoras, estas inmóviles, como por ejemplo La Mamut o la Santa Fe. De todas ellas y de muchas más, el monitor nos fue dando datos curiosos.

La visita guiada acabó después de entrar en el primer talgo que funcionó en nuestro país, en 1950. En total estuvimos una hora y media aproximadamente.

MUSEO PERFECTO PARA VISITAR CON NIÑOS

En conclusión, fue una visita interesantísima en la que aprendimos mucho y muy atractiva para los niños, muchos de ellos sin palabras ante esas locomotoras gigantes.

TRENECITOS DE RIBES ROGES

Nosotros estuvimos algo más de dos horas y hubiéramos podido estar más si no fuera porque queríamos, aprovechando que estábamos en Vilanova, subir en los trenecitos de Ribes Roges, que funcionan solo domingos de 11:00 a 14:00.

Los trenecitos del Parc de Ribes Roges son imitación de trenes reales y son del estilo de Can Mercader, es decir, son trenes más pequeños que los del Parc Catalunya de Sabadell, pero ello no impide que puedan subir adultos. Su recorrido es de 640 metros y quizás lo más atractivo es su cercanía al mar.  De ahí que sea un plan perfecto para los niños, quienes después de su viaje en tren pueden ir a jugar a la arena o bien jugar en uno de los parques que hay a pocos pasos.

.

MÁS INFORMACIÓN:

Web: Museu del Ferrocarril de Vilanova i la Geltrú

Dirección: Pl. Eduard Maristany, s/n, 08800. Vilanova i la Geltrú (Al lado de la estación de Renfe Rodalies)

Precios: menores de 5/ ClubSúper3– gratuitos. Resto desde 4,50.-€ (consultad las tarifas en la web)

Pin It on Pinterest

Share This