Hoy os traemos una escapada al Bosque Pintado de Poblet o Bosc Pintat de Castellfollit. Una recomendación perfecta si queréis pasar el día en un lugar mágico y rodeados de naturaleza. Este plan nos lo recomienda Nuria, quien anteriormente ya nos hizo recomendaciones tan chulas como el Parc de l’Oreneta, el Parc de Catalunya de Sabadell, el precioso pueblo de Mura (también ideal para hacer una escapada en familia) y el Parque Francesc Macià de Malgrat de Mar donde los peques alucinaran con las figuras gigantes.

BOSQUE PINTADO DE POBLET

bosc-pintat-poblet-barcelona-colours

 

Yendo por la carretera de Poblet a Prades, nos encontramos con un desvío a mano izquierda que conduce hasta el Bosque Pintado de Poblet. Yo no sé cómo será en otras épocas del año, pero en otoño tiene un toque mágico, quizás sea por el contraste de colores y ese silencio casi espiritual, así que uno casi espera encontrarse un duende en medio del camino. Como estoy convencida de que creéis en mis palabras, os explicaré cómo llegar y qué ver allí.

¿CÓMO LLEGAR AL BOSQUE PINTADO DE POBLET?

Para llegar, debéis ir por la carretera que va de Poblet a Prades. En el kilómetro 6,5 encontraréis un desvío a la izquierda. He de reconocer que a nosotros nos costó algo llegar porque esperábamos encontrar un gran cartel que nos indicara el Bosque Pintado y no es así. Lo que hay es un pequeño cartel en el que se indica una ruta micológica y es que el Bosque de Castellfollit, dentro del cual se encuentra el Bosque Pintado, goza de una enorme variedad de setas (parece ser que más de 700 especies).

dsc_0108

Una vez que se toma ese desvío, se ha de seguir por una pista asfaltada durante 3 kilómetros hasta llegar a la Casa Forestal de Castellfollit, donde hay un área de picnic con mesas de piedra y un parque infantil.  Allí debéis aparcar y tomar el itinerario 4, que es el que conduce hasta el Bosque Pintado. Si vais con niños lo mejor es hacer el itinerario corto, que es una ruta circular de 3 kilómetros muy fácil y con tan solo un pequeño desnivel al principio. Sin embargo, también se puede hacer un recorrido más largo y de mayor dificultad. Ambos itinerarios permiten ver los árboles en cuyos troncos se han pintado setas.

PINTURAS MURALES DE SETAS EN LOS ÁRBOLES

Las pinturas murales de los árboles, obra de Genís Colell, son quizás lo que más atrae a los niños, deseosos de ir descubriendo esos árboles pintados diseminados por el bosque. Nosotros convertimos ese recorrido casi en un juego detectivesco, pero también se le puede dar un enfoque más pedagógico, puesto que al lado de cada pintura mural hay un panel en que se explican las características de la seta pintada.

dsc_0085

Cada mural está pintado sobre varios árboles, de modo que para tener una visión completa de la seta en cuestión es necesario colocarse en una plataforma. Yo os recomiendo que llevéis una cámara para convertiros así no solo en los mejores “caçadors de bolets”, sino también en los cazadores de la mejor instantánea.

La primera seta pintada es la llamada “Pie de Rata” y a esa le siguen otras hasta llegar a la número 6. Cuando lleguéis a la número 4, la oronja (o en catalán “ou de reig”), debéis pasar por unos pilones de madera para ver las dos que faltan.

dsc_0020

Ya veis que el recorrido es interesantísimo, no solo por las pinturas y la información complementaria, sino también por la enorme variedad de árboles y setas que hay.

Ya, para acabar, os recomiendo que completéis esta visita con otra de tipo cultural:  el Monasterio de Poblet. Nosotros así lo hicimos y a mis hijos les encantó, aunque esto lo dejaremos para otro artículo.

BOSQUE PINTADO DE POBLET

Web: Bosc Pintat de Poblet

Ubicación y más información: aquí

captura-de-pantalla-2016-12-28-a-las-11-50-33

Pin It on Pinterest

Share This