Hoy os recomendamos una excursión perfecta para familias con niños al Bosque Artístico Ernest Borràs en Dosrius. Hace un tiempo os recomendamos diferentes bosques que son por sí mismos muy bonitos pero que la intervención de artistas les ha dado un toque especial. Algunos de nuestros artículos son el Bosque encantado de Gurb (comarca de Osona, Barcelona) o del Bosque Pintado de Poblet (comarca Conca de Barberà, Tarragona).

Hablamos del «Bosque Artístico de Ernest Borràs» porque así es como aparece en Google, pero quizás sería más apropiado utilizar el nombre que aparece en el cartel de inicio de la ruta puesto que la mujer de Ernest Borràs (Berta Julivert) también dejó su impronta en el bosque con sus cerámicas. En ese cartel se nos da la bienvenida al «Bosc Escultòric d´Ernest Borràs i Berta Julivert».

VISITA EN FAMILIA AL BOSQUE ARTÍSTICO DE ERNEST BORRÀS

Ernest Borràs es un artista, músico y compositor catalán que nació en 1928 y que en los años 80 se estableció en Dosrius (actualmente ya no vive ahí).

Ernest Borràs quiso hacer del bosque que rodeaba su finca un museo al aire libre, así que durante más de 30 años fue colocando esculturas en el bosque, de manera que hay una fusión entre arte y naturaleza. Él explicaba que era la naturaleza la que le inspiraba. Primero veía el lugar y después surgía la obra.

Entre los materiales que utilizó hay hierro, acero y adoquines y mucho material reciclado. Hay, por ejemplo, una escultura que hizo a partir de los adoquines que se retiraron de las calles de Barcelona durante las obras para las Olimpiadas del 92. También hay piezas de cerámica que son obra de su mujer, Berta Julivert.

DIFERENTES ZONAS PARA VISITAR

Parte de esas obras se pueden ver libremente puesto que están en una parte del bosque que es de libre acceso. En este caso no hay que pagar nada ni se ha de hacer reserva. Es la zona de los retablos. Por otra parte, hay obras que están dentro de la finca donde vivieron Ernest y Berta. Para entrar en esta parte, se ha de pagar y es imprescindible reservar.

Nosotros quisimos verlo todo, así que reservamos y nos fue muy bien porque la guía nos explicó muchas cosas de todas las obras, tanto de las que están en la parte privada como las de acceso libre. La visita dura en total 1 hora y media aproximadamente.

ZONA DE LOS RETABLOS

Visita gratuita que puede hacerse por libre. Ya os he comentado que estas obras las podéis ver vosotros sin hacer ninguna reserva, pero creo que ir con guía enriquece bastante la visita porque no hay ningún panel informativo sobre las obras, tan solo un cartel con el nombre y la escultura.

CONOCE EL BOSQUE CON UN GUÍA PRIVADO

Nosotros, como íbamos con guía, tuvimos más información:  material con que están hechas las esculturas, momento en que se crearon, posible interpretación… No penséis que es una visita aburrida para ir con niños porque la guía iba alternando explicaciones de las obras con otras como, por ejemplo, el tipo de árboles que hay en ese bosque que, por cierto, pertenece al Montnegre-Corredor; cómo identificar pájaros por su trino… Por explicar, nos explicó hasta cómo identificar si una piña ha sido roída por una ardilla o un ratón.

La visita es en grupo de unas 10 personas. Nosotros buscamos otras familias de nuestro entorno. La visita se hizo así más amena. A nosotros nos gustó mucho esta parte de la visita. El bosque es precioso y las esculturas son muy curiosas.

Para organizar la visita guiada tenéis que contactar con el Ayuntamiento de Dosrius y coordinar la misma. La visita tiene una duración de una hora y media aproximadamente.

Todos los mayores de 3 años han de pagar 5 euros. Se puede entrar con perros a la visita, pero han de ir atados.

El itinerario empieza con el “Retaule del Sol” y el “Retaule del Temps” (aunque este último ahora mismo no está en su sitio). Unos pasos más allá hay unas caras de cerámica que hizo Berta Julivert. El título es «Retaule Gregorià». A mí me gustó mucho el «Retaule de Sant Jordi». Y los más pequeños se entretuvieron mirando las figuras tan extrañas del «Retaule de l’imaginari».

ZONA DE ESCULTURAS DE ACCESO PRIVADO

Visita con reserva previa. Después de ver los retablos, si queréis podéis seguir viendo más esculturas de Ernest Borràs accediendo  a la finca donde está la casa donde vivieron Ernest y Berta.

Aquí de nuevo vamos a encontrar esculturas de materiales diversos, aunque destaca mucho el uso del adoquín.

Son obras curiosas y a veces de difícil interpretación, pero quizás lo bueno del arte es que cada cual puede hacer su lectura.

OTRAS EXCURSIONES POR LA ZONA

Si os apetece alargar el día, podéis seguir caminando por el bosque (más arriba de la finca) o bien podéis ir a otros lugares que están cerca y que valen mucho la pena. Os recordamos algunos artículos de excursiones que os hemos ido recomendando:

A unos 25 minutos en coche tenéis el Santuario del Corredor y el Dolmen de Ca L´Arenes. Delante del Santuario tenéis un prado enorme que es ideal para hacer un picnic y la excursión al Dolmen es muy sencilla.

A una media hora tenéis el Bosque Encantado de Òrrius (o Bosc Màgic d’Òrrius). La gracia de este bosque es que hay tres esculturas, una de un elefante, otra de un indio y una de un Moai. Es un sitio muy chulo porque hay un montón de piedras con formas curiosas, pero no es una excursión de un día. Eso sí, si queréis alargar el día, podéis hacer la Ruta Prehistórica del Vallès.

Si no queréis salir de Dosrius, podéis ir a la Font del Sot. No hay mesas de picnic, solo unos bancos, pero pueden servir para comer un bocadillo y descansar un rato. A nosotros nos la recomendó la guía. La verdad es que el acceso es fácil y hay un aparcamiento que está a unos diez minutos de la fuente. Como el tiempo estaba nublado y algo lluvioso, nuestra experiencia no fue todo lo buena que esperábamos, pero supongo que en días soleados debe ser un lugar muy agradable y el camino es bastante bonito.

INFORMACIÓN ÚTIL

Web: Bosque Artístico de Ernest Borràs

Teléfono: 93 795 54 05

Pin It on Pinterest

Share This