Te proponemos una escapada en familia a Narbona (Francia) para visitar la ciudad y su famoso restaurante Les Grands Buffets. Un planazo a menos de dos horas de Barcelona, comodísimo con el tren de Alta Velocidad Renfe-SNCF.

Narbonne es una ciudad tranquila, con apenas 60.000 habitantes pero una gran impronta romana en su historia y muchos edificios medievales que visitar. Te lo contamos con todo detalle por si quieres visitar Narbona con niños.

A Narbona se puede llegar en tren o en coche. Nosotros tomamos el tren desde Barcelona Sants a las 09:25 y a las 11:27 ya habíamos llegado a nuestro destino.

Viajar a Narbonne con niños

El viaje en Renfe-SNCF es muy cómodo y perfecto para ir con niños, porque puedes aprovechar para leer, jugar, aprender los nombres de muchas poblaciones y disfrutar de unas impresionantes vistas en la zona de las marismas. Y si tienes suerte y el ojo avizor, la naturaleza te puede sorprender con su maravillosa fauna marismeña. (foto ©Renfe-SNCF)

QUÉ VER EN NARBONA CON NIÑOS

La estación de tren está muy céntrica, desde allí es muy fácil desplazarse a pie hasta los principales lugares de interés turístico.

Lo primero que te sugerimos es que te acerques a su catedral, una espectacular edificación gótica de 41 metros de altura, con un órgano majestuoso, un retablo más impresionante aún y vidrieras del Siglo XIV. Pese a que su construcción se inició en 1272, si das la vuelta al edificio verás que sigue sin estar acabada. El horario de visitas de la catedral es de 10 a 12h y de 14 a 18h de lunes a domingo.

Viajar a Narbonne con niños

Continuamos nuestra ruta a pie por la ciudad recorriendo la Rue Droite, que tiene un arco coronado por la loba Luperca amamantando a Rómulo y Remo. Una ocasión estupenda para explicar a los niños la Leyenda de la fundación de Roma y acercarnos caminando hacia el Hórreo Romano.

Viajar a Narbonne con niños

El Hórreo Romano es un antiguo mercado -ó almacén público- de la ciudad, con la particularidad de encontrarse a cinco metros por debajo del nivel del suelo. El museo está muy bien conservado y a los niños les encanta imaginar aventuras en sus pasillos subterráneos.

Otro vestigio romano que puede visitarse libremente son los restos de la Via Domitia, que se encuentran en la plaza del Hôtel de Ville y se descubrieron en 1997, cuando la plaza se hizo peatonal. Esta antigua calzada romana y la Vía Augusta de Hispania estaban conectadas.

Viajar a Narbonne con niños

Por toda la ciudad hay tiendas con encanto, panaderías que invitan a entrar y cosas interesantes que descubrir. Narbona es una ciudad cómoda y muy agradable para ir con niños.

Viajar a Narbonne con niños

Continuamos paseando a orillas del Canal de la Robine, donde puedes tomar un barquito para recorrer el canal.

Viajar a Narbonne con niños

Cruzando la Pasarela des Barques nos dirigimos al mercado Les Halles, un bello edificio modernista abierto 365 días al año, perfecto para los pequeños gourmets, donde aprovechamos para comprar queso :=)

Viajar a Narbonne con niños

 

Y como el queso nos abre el apetito, tomamos un taxi y nos trasladamos a comer a Les Grands Buffets.

COMER EN LES GRANDS BUFFETS DE NARBONA

Como muchísimas otras personas, la primera vez que oímos hablar de este restaurante fue en este programa de televisión. Nos llamó la atención el sitio y decidimos visitarlo en familia. Nos gustaba la idea de un Buffet que recrea la gran cocina francesa, donde la comida se vive como una fiesta y un disfrute en compañía.

Viajar a Narbonne con niños

En Les Grands Buffets no busques pizzas, hamburguesas, sushi ó arroz tres delicias, porque aquí no vas a encontrar nada de eso. Ni falta que hace.

El restaurante está decorado al estilo de los bistrots de los años 30. Pero mi zona preferida es la terraza, donde puedes comer al aire libre al abrigo de un precioso jardín diseñado por el paisaijista André Gayaraud y el escultor de arte contemporáneo Hervé Di Rosa.

Viajar a Narbonne con niños

El restaurante dispone de tronas, cambiador de bebé y una sala de juegos para los niños, un espacio tranquilo y seguro desde donde los peques se lo pasan pipa mientras los adultos terminan de comer ó hacen la sobremesa.

Viajar a Narbonne con niños

Nada más llegar, el equipo de sala recomienda -con acierto- que nos demos una primera vuelta por los comedores, sin plato. De este modo te haces una idea de que tienes para escoger más de 300 platos, divididos en zonas temáticas:

  • La Rostissérie: un asador gigantesco con pescados, magrets de pato, entrecots, langostas a la americana, etc.
  • La Fromage, con más de 40 referencias de quesos distintos y definitivamente, mi perdición :=)
  • La Mer: ostras frescas, marisco, mejillones, almejas, salsas, ahumados, salmón marinado, boquerones…
  • Le Foi Gras: otra de las estrellas indudables del menú.
  • La zona Bio: productos orgánicos de huerto KM 0.
  • Platos tradicionales de Francia: estofados y platos de cuchara, recreando el ambiente de estos platos que se preparaban muy a fuego lento.
  • La Pastissérie: 50 tipos diferentes de postres, muchos son los grandes clásicos de La Cocina tradicional francesa: macarron, tarte tatin, fuentes de chocolate fondant… la perdición de los golosos!
  • Los Vinos, con más de 70 referencias de vinos franceses en copa a precios de bodega.

El precio del menú en Les Grands Buffes es de 32,90€ por persona sin incluir bebidas. Los niños menores de 5 años no pagan, y de 5 a 10 años pagan solo la mitad.

Tuvimos la suerte de poder entrar en su cocina y observar de primera mano cómo el equipo de 45 cocineros preparan diariamente los menús, manteniendo el orden, la limpieza y estudiando todo al mínimo detalle para que, al final del día, haya el mínimo de comida sobrante.

Viajar a Narbonne con niños

Si quieres ir a comer con tu familia, es aconsejable que reserves tu mesa. Y si tienes una celebración especial, también puedes pedir un espacio reservado, sin coste adicional.

Y después de tan opípara comida, paseamos un poco más por la ciudad para disfrutar de su pasado medieval, volviendo a la zona de la catedral y visitando El Palacio de los Arzobispos. Desde allí puedes subir a sus torres para disfrutar de unas hermosas vistas del centro de Narbona, el canal y la comarca.

Viajar a Narbonne con niños

DÓNDE DORMIR EN NARBONA

Son muchas las opciones de alojamiento en Narbona, así que lo más fácil es que eches un vistazo a la web de la oficina de Turismo: allí podrás encontrar hoteles, casas rurales, campings etc.

MÁS COSAS PARA HACER CON NIÑOS EN NARBONA

Lo cierto es que la escapada familiar a Narbona se nos quedó corta, y habríamos hecho muchas cosas más. Tendremos que volver porque hemos anotado una lista muy larga de cosas pendientes:

  • Visitar la reserva africana de Sigean, un parque de animales a pocos quilómetros de Narbona, con casi 4.000 animales de 160 especies distintas.
  • Pasar la tarde en el Espace de Liberté, un complejo deportivo con bolera, piscinas, pista de patinaje, karting sobre hielo, etc.
  • Visitar la Playa de Narbona, con sus 5 kilómetros de arenas finas y una bordeada por un paseo peatonal perfecto para recorrer en bicicleta o pasear tranquilamente.

¿Has estado en Narbona con niños? ¿Cuáles han sido vuestros lugares favoritos para ir en familia?

 

Pin It on Pinterest

Share This