Hoy os proponemos visitar en familia el Castillo de Castelldefels, un buen plan en el que además podéis adentraros en Piratia, una experiencia interactiva e inmersiva que permite descubrir el mundo de la piratería a través de los sentidos.

CASTILLO DE CASTELLDEFELS EN FAMILIA

UN POCO DE HISTORIA DEL CASTILLO

La parte más antigua del recinto del castillo es la Iglesia de Santa María, de la que se tienen noticias ya en el año 967. En esa época, Castelldefels estaba en la frontera con el territorio musulmán. En el siglo XII la iglesia fue reconstruida y en los siglos XIV y XV, fortificada. Esa construcción fortificada y con una muralla exterior sería el antecedente del actual castillo.

En el siglo XVI se construyó un cuerpo del castillo y sirvió para hacer frente a los ataques de los piratas berberiscos, muy activos durante los siglos XVI y XVII. En 1883 el castillo ya no tenía una función defensiva y estaba en ruinas. Años más tarde, en 1897, un banquero barcelonés llamado Manuel Girona lo compró y lo restauró, añadiendo elementos neogóticos.

Un siglo más tarde, en 1988, el Ayuntamiento adquirió el castillo, que estaba en un estado muy precario e inició una serie de reformas. Una curiosidad…Durante la Guerra Civil fue utilizado como centro de instrucción militar y sirvió también como prisión. De esa época se pueden ver en unas vitrinas dentro de la iglesia uniformes y armas.

QUÉ SE PUEDE VER DEL CASTILLO

Se puede visitar diferentes espacios del castillo, en la planta baja visitamos lo siguiente: la sala de maquetas, la iglesia y una exposición inmersiva sobre la piratería (Piratia).

En la sala de maquetas se pueden ver unas seis o siete maquetas con las diferentes transformaciones que ha sufrido el Castillo de Castelldefels hasta la actualidad y hay también unos carteles donde se habla de esa evolución.

VISITA LA IGLESIA DE SANTA MARÍA

Nos pareció muy interesante la Iglesia de Santa María, que es el espacio más antiguo del conjunto del Castillo. La iglesia nos gustó mucho por varias razones. Una de ellas es por su antigüedad y otra porque vimos una serie de proyecciones que nos ayudaron a entender mejor la historia del castillo y su relación con la piratería.

Aparte de todo eso, nos encantó ver los grafitos de los brigadistas en las paredes de la iglesia y es que el Castillo de Castelldefels funcionó entre 1938 y 1939 como prisión. Esas pintadas en las paredes de la iglesia son el testimonio de los prisioneros de las Brigadas internacionales.

PIRATIA, EXPOSICIÓN INTERACTIVA SOBRE LA PIRATERÍA

Por último, en esta planta baja se ha situado el Centro de Interpretación de la Piratería en el Mediterráneo: PIRATIA.

Una experiencia interactiva e inmersiva que permite conocer el fenómeno de la piratería y su repercusión en Castelldefels.

Es una exposición muy enfocada al público familiar. A través de juegos, proyecciones e historias nos metimos en la piel de tripulantes piratas y aprendimos sobre defensa de la costa, botines, cuánto pedían de rescate por un prisionero en función de posición social y género, etc.

Hay una sala de juegos en la que los niños y adultos pueden jugar: de disparar cañones a barcos Piratas, crear una flota para planificar un ataque para conquistar y ganar botines…

Durante diferentes espacios los niños encuentran juegos y materiales interactivos con los que pueden adentrarse en el mundo de los piratas mientras se lo pasan bien y juegan.

A lo largo de las diferentes salas encontraréis personal del Castillo joven que muy amablemente os irá explicando las diferentes anécdotas o a quienes podéis preguntarle vuestras dudas.

LA PLANTA NOBLE DEL CASTILLO

Aquí se encuentran las salas más lujosas del recinto: la Sala Institucional (o Sala Noble) y la Sala de Esgrima. Ambas son del siglo XVII, pero Manuel Girona las acondicionó. En la época en que Manuel Girona era propietario del castillo, la Sala Noble sirvió como espacio donde se celebraban grandes fiestas y seguro que gran parte de la burguesía catalana pasó por ahí. Destaca la enorme chimenea de piedra y escayola.

La Sala de Esgrima es más pequeña, pero también tiene su gracia. En ella hay pinturas con frases y aforismos que darían pie a que los invitados charlaran sobre algo mientras tomaban el café. En esa misma planta hay otras salas. Nos hizo mucha gracia ver una cocina muy antigua.

A la entrada del Castillo se ofrecen unas audioguías en diferentes idiomas que sirven para poder ir conociendo todos los detalles de cada sala y espacio. Se activan a la entrada de cada sala y a modo de historia/cuento van informando de todas las curiosidades.

LAS VISTAS DESDE LA TERRAZA

En el punto más alto del castillo hay una azotea-mirador desde la que contemplar la ciudad, el mar, el Parque Natural del Garraf y también Barcelona. No son muchos los escalones que tendréis que subir desde la planta noble, pero si lo preferís podéis utilizar ascensor. Las vistas desde la terraza valen mucho la pena.

DESCANSO Y VISTAS DESDE LOS JARDINES

Alrededor del castillo hay unos enormes jardines, perfectos para dar un último paseo y disfrutar de las maravillosas vistas que tienen. Además, si queréis aprovechar para descansar podéis tomar algo en la cafetería que hay en los jardines.

TIPS Y CONSEJOS ÚTILES.

  • Cómo llegar: en coche desde Barcelona se tarda muy poquito, unos 15 minutos. Hay una zona de aparcamiento gratuito al lado del castillo (sin vigilancia). Si lo preferís, podéis ir en transporte público, bien en tren (Rodalies Renfe, parada Castelldefels) o bien en autobús.
  • La visita incluye audioguía
  • Es posible visitarlo con una visita guiada, pero se tiene que reservar previmente.
  • DESCUENTOS. Podéis aprovechar los descuentos que ya os comentamos de Baix Llobregat Turisme

MÁS INFORMACIÓN:

Web: Castillo de Castelldefels

Dirección: Plaça del castell, 1, 08860 Castelldefels, Barcelona

Pin It on Pinterest

Share This